martes, 18 de abril de 2017

“De la inundación de Potosí, sólo un barullo. Una anécdota digna de contarse”

“De la inundación de Potosí, sólo un barullo. Una anécdota digna de contarse”

Cuántas cosas y eventos qué contar sobre la aldea Potosí a la que muchos ya consideran un pueblo fantasmagórico, que aparece tras las largas sequías que han azotado a Venezuela, y luego desaparece mágicamente en temporada de lluvias, bajo las aguas de la represa Uribante-Caparo,… “La Atlántida del Táchira”, se me ocurrió un día bautizarle un poco para emular y acompañarle con su vecina ciudad de La Grita, denominada “La Atenas del Táchira”, de la cual fueron localidades de un solo distrito, hoy dividido en dos municipios Jauregui y su segmentado Uribante.
Sobre tantas anécdotas ocurridas en esta pequeña pero hoy muy visitada y turística aldea, que pocos se han dignado en rescatar para los anales de su historia en el tiempo, en una oportunidad me enteré y hasta me inspiró el trabajo que realizó un amigo de la península itálica quien quiso recabar en una muy especificada y significativa lista, los nombres y apellidos de todos quienes de una u otra forma habían contribuido en sus diferentes tareas a la construcción de la represa, su nombre: Giuliano Barbonaglia.
De tal labor muy encomiable y en una consulta etnográfica en conversaciones con amigos de la tercera edad, y perdonen la distancia, entre los que puedo citar a cronistas y poetas,  pude oír la siguiente versión que es digna de referir.
En entrevista en una conocida panadería de la ciudad de San Cristóbal, donde se reúnen  frecuentemente algunos de los miembros de la peña literaria “Manuel Felipe Rugeles” de escritores tachirenses (con 57 años de vida, más antigua de Venezuela), según relato del poeta uribantino, humorista y tocayo Antonio Mora, el proyecto de construcción de la represa data para el momento de erigirse, de al menos dos décadas atrás. Sin embargo, pocos fueron los vecinos que conocían exactamente el aciago destino de la aldea,  no así un cura párroco que en efecto conocía los pormenores, en sus viajes a la capital en sus entrevistas con altos funcionarios del gobierno.
El cura párroco en cuestión, con la viveza criolla que caracteriza al venezolano, y en aras de sacar provecho de tal información por pocos conocida, se dedicaba en sus homilías a sembrar de miedo y terror a cuanto incauto escuchaba su muy bien urdida premonición. Destacaba que las aguas de sus dos ríos, el río Puya y río Negro, unidas a las del Uribante anegarían la región, versión que fue cogiendo fuerza a la sazón, mientras el muy bien informado cura se aprovechaba de la ocasión, comprando tierras a diestra y siniestra, o como decimos en lenguaje coloquial “a precio de gallina flaca”, ante un eventual éxodo y forzada desocupación, con la intención de “engordarlas” y hacer un negocio lucrativo que le redituara una fortuna.
Y pasado un tiempo, casi veinte años, los vecinos de Potosí que aún quedaban pudieron comprobar con la construcción de la represa que era cierta la premonición pero no como anunciada vaguada, como desastre natural, ni muchos menos naufragio o inundación, la acción ya venía proyectada en un ambicioso Plan de electrificación.
De la historia contada es aleccionador su final como colofón, pues lo cierto del caso, es que el cura párroco de las tierras compradas, no pudo usufructuar ni media hectárea, ni un acre de tierra vendió, en razón de su ubicación, las mismas estaban en la parte alta del pueblo hacia donde el agua no llegó, y en el programa de pago de bienhechurías la empresa CADAFE no las incluyó.
Moraleja: Producto de la desmedida ambición, se pueden ahogar anhelos y aspiraciones, al pretender sacar provecho competitivo de secreta información, pues de una artera confusión creada lo que podemos heredar, sólo barullos en cuestión.
Por Hermes Varillas Labrador
@tonypotosino






lunes, 10 de abril de 2017

"Loa al histórico estado Trujillo"

Loa al histórico estado Trujillo

Histórico estado de Los Andes
en tus montes es Dios el trabajo
vaya este mi humilde agasajo
a tu suelo y tu heroísmo grande
tierra de José Gregorio Hernández
y de inmenso potencial diverso
es la Ceiba tu histórico puerto,
y tu ciudad portátil es la capital
Motatán, tierra de piña y cañaveral
con un conticinio en mis versos.

Con un conticinio mis versos
quieren dar continuación
en mi modesta ilación
de poemas al universo
donde se encuentra inmerso
el gentilicio venezolano
muy gallardo y muy ufano
con orgullo y creatividad
y en esta oportunidad
mi loa al pueblo trujillano.

Mi loa al pueblo trujillano
donde viví varios años
logré mi primer peldaño
de allí mi amor temprano
por el idioma castellano
y evoco a su pluma fina
aún guardo en la retina
como celoso estudiante
de una ciudad pujante
entre las siete colinas.

Entre las siete colinas
Valera cuánto te extraño
y a tus pueblos aledaños
me sube la adrenalina
recordar tu variado clima;
en su valle del Momboy
y con frío ayer como hoy
a poco trecho La Puerta
con bellas flores y huertas
agradecimiento a tu tierra doy.    

Agradecimiento a tu tierra doy
por tu educativa lección
en mi histórica formación
por mi vocación de lo que soy
al monumento de la Paz voy
y admirado me maravillo
de un santo leal y sencillo
el médico de los pobres
de Isnotú este santo noble
        con historia de mucho brillo.       

Con historia de mucho brillo
en Santa Ana otro monumento
del armisticio como documento
con abrazo a cincel y martillo
entre Simón Bolívar y Morillo
y para la postrera gloria
Niquitao es valor en la historia
y Santa Ana en la historia es amor.
en Carache nace el autor
de su himno en digna memoria.

De su himno en digna memoria
sus estrofas vivas están
en Escuque, Carvajal o Pampán
y por toda su trayectoria
el pendón de la Patria en victoria
son tus campos emporio y vergel
o la ciencia de Rafael Rangel
en Boconó “El jardín de Venezuela”
es Trujillo mi magnífica escuela
        su diadema de eterno laurel.       

Su diadema de eterno laurel
para un Pedro García Leal
mis saludos hasta Batatal
libres tus héroes y también
en tus pampas es el corcel
un símbolo de la libertad
que brinda hospitalidad
en Flor de Patria un café
y el canto de un cristofué
me despide con amabilidad.

Por Hermes Varillas Labrador

1518           26/02/2017



”Barinas en una vitrina”

”Barinas en una vitrina”

Entre sus valles y colinas
quese nutre de inspiración
para escribir de corazón
y continuar con la rutina
de loas en marquesinas
a los estados con esmero
le dedico mi romancero
con la bandola de Dolores
y con arpegios multicolores
yo traigo un grito llanero.

Hablando de afectos fieles
es en su ciudad capital
la muy noble y muy leal
sin guía y sin timoneles
mi inicio por los papeles,
por el Caipe su canoero
en el mismo mes de enero
me indica la dirección
para mi elucubración
que me nació del te quiero

Albricias desde El Polvero
a tus dos ejes de encanto
con progreso y adelanto
vaya mi aprecio sincero
a Sabaneta y su granero
y a su primigenia Altamira
de gabanes y de catiras
en tus sabanas laureles
del Regalo con corceles
para cantarte Barinas.

Con respeto a tu escudo
a héroes libertadores
a tus dos precursores
y otro que también aludo
vaya a Nutrias mi saludo
A Cruz Paredes la mención
A Domínguez a continuación
Y Manuel Palacio Fajardo
Noble mijagualeño gallardo
en paisajes de ensoñación.

Obligado a hacer mención
de marqueses en tu historia
y hoy ofrendo a tu memoria
con mi modesta ilación
vaya toda mi composición
como tu tierra no hay dos
a tus cultivos de arroz
y a tu maizal altanero
en Mijagual Sanjuanero
que te ha regalado Dios.

Recorriendo camposantos
en sus mitos y sus leyendas
lecciones para que aprendan
sobre aparecidos y espantos
para trocar cuitas y llantos
con sus plumas tan genuinas
son sus poemas las vitrinas
de bariniteños con desvelo
mi homenaje a los Arvelo
frente a las cumbres andinas.

Por eso cuando te canto
evoco a tus Florentinos
Cantaclaros por mil caminos
de un Socopó maderero,
agrícola y ganadero
o Cruz Paredes entretanto
para aliviar tus quebrantos
y de Arauquita y al Caldero
con clima y calor veraneros
traigo el olor del mastranto.

Por los caminos que andan
por el Masparro o Canaguá
de tus aborígenes Varyná
y sin mucha propaganda
de estirpe son tus parrandas
tus féminas son los primores
con exuberantes olores
y hasta tienes tus heroínas
se asemejan a golondrinas
y el colorido de tus flores.

Si bien sé que tus mujeres
en el estadio La Carolina
o en Calderas con neblina
y en quebradas cristalinas
nos brindan los mil placeres
en cálidos atardeceres
o en tus floridos vergeles
del Pilar tu advocación
sin entrar en discusión
son las rosas y claveles.

Saludos casi finalizando
a otra población hermosa
me refiero a Santa Rosa
allí los niños nacen cantando
y en agosto parrandeando
sin rigores ni pundonores
y sin más pormenores
siguiendo la tarea en pos
se oye un sentido adiós
del llano de mis amores.



Como continuación a la serie de loas dedicadas a cada uno de los estados de Venezuela... Una glosa inspirada en el segundo himno del estado Barinas, "Linda Barinas" canción escrita por Don Eladio Tarife.


Por Hermes Varillas Labrador


21/02/2017

Advertencia:
Mi obra poética o en prosa no posee derechos reservados de autor, no escribo con fines de lucro, publico con derechos compartidos de autor, en lugar de copyright, un solidario y humanista copyleft, es decir, derechos compartidos gratuitamente, aclarando que la única exigencia es conservar los créditos de mi humilde producción.

martes, 21 de marzo de 2017

Ensayo: “Un interminable peregrinar, unas veces real y otras virtual”

Ensayo: “Un interminable peregrinar, unas veces real y otras virtual” - Por Hermes Varillas Labrador

"La sencillez consiste en hacer el viaje por la vida, sólo con el equipaje necesario" - Charles Dudley Warner

Voy a decirlo con el uso de la prosa que tal vez pueda parecer poesía, y espero con esto a mis dilectos lectores pueda entretener y agradar, que si hacemos un periplo imaginario, como dice Ricardo Cocciante: “…nada para agregar, ni para dividir”, sencillamente es una forma, no de alardear, sino de compartir.
El siguiente fragmento lo publiqué en las redes como una forma de hacer de esta historia, una especie de sinergia andariega… Escribo mis memorias como viajero en una especie de curioso ensayo, que espero redactar a lo sumo, en unas tres o cuatro sucintas cuartillas, algo así como los "Viajes de Gulliver", por supuesto, no soy médico cirujano y no incluiré ni diminutos enanos, ni gigantes, pero sí pasear entre valles “algunos de lágrimas” y altas y heladas cimas, en mis muy cortos viajes ahora que me aproximo a la edad senil, creo que reflexionarlo, no es en vano. Acepto alguna idea o sugerencia interesante para anexarla.... No las haré públicas, sólo las compartiré de forma gratuita con los amantes de la lectura que lo manifiesten y que estén verdaderamente interesados... (Fin del fragmento que no consiguió mover siquiera al menos una crítica impertinente de un anónimo amigo.)

De allí que comenzaré por definir con mi humilde metáfora el aventurero acto de viajar, que no es otra cosa que traer y colocar ante nuestros ojos muchos escenarios y espacios que estaban reservados para un mundo de infantil fantasía y ensueños, es hacernos de esos espacios liberalmente casi los dueños, y es mágicamente hacer los sueños una tangible realidad.
"Un viajero sin observación es un pájaro sin alas" - Saadi
“Caminos señalados”
Fueron tantas y tantas las posibilidades
que pude seleccionar de ordinario
como en un complicado laberinto
en el que pude haberme extraviado
muchas también las falsas salidas
pero la poesía fue mi faro libertario
es mi fiel lazarillo en la oscuridad
y como bastón un diccionario…
En lontananza quedaron las pisadas
y fueron tantos los caminos transitados
las horas para escribir los derroteros
y tantas las letras que me motivaron
décimas, glosas, sonetos y elegías
rumbos, sendas, vías e itinerarios
que las huellas ya casi innumerables
en mis zapatos quedaron y me delataron.

Me permito con esto hacer suerte de tremendismo al mezclar y ligar todo un cúmulo de gratas experiencias, las que en efecto he disfrutado, y las que me han deparado enseñanzas de manera virtual.
Hay quien llama tópicos a los temas o asuntos a desarrollar, yo prefiero con esto referirme a un lugar poco común que se destaca por alguna singularidad; de mi bella Venezuela conozco muchos y como dicen costureras y alfayates, para muestra un precioso botón;… es un sitio que os recomiendo y sin exagerar, el Pico El Águila o Collado del Cóndor, en la vía que conduce de Valera hacia Mérida o Barinas, les confieso es espectacular, ubicado a 4118 metros sobre el nivel del mar, y junto a la vía hacia el pueblito de Piñango, muy cerca de allí, son las carreteras de mayor altura que en toda América se pueda transitar. (1)
Dejo a un lado tan empinado tópico para descender hacia la que consideró el genio Simón Bolívar, “el Jardín de Venezuela”:

De tan bella ciudad de los Andes puedo decir: 
Quiso Dios como Creador obsequiarle un Conticinio
como el más hermoso idilio al humilde andino labrador
con orquídeas y cundiamor, Boconó pueblo encantador
de denso frío cordillerano, quisiera darte la mano
y redituar el gran honor, que te dio el Libertador
Tu bautizo como soberano, cual bella gema de artesano
Jardín patrio y multicolor de gentilicio con pundonor
enclave y orgullo trujillano.
Titulé el anterior grupo de versos: “Loa a Boconó de Trujillo”

Y hablando de empinadas alturas, aprovecho para comentar una muy reciente curiosidad, no me consta, no lo he visitado, sólo lo leí por una azarosa casualidad, desde hace muchas décadas nos venían recalcando que el Everest es la más alta montaña sobre el nivel del mar que el hombre haya podido conquistar, y resulta que todo está signado por la relatividad, los estudios con las nuevas tecnologías han podido derrumbar esa tesis tan antigua como olas en pleamar…
El nuevo coloso y soberano de las altas cimas se encuentra en tierras americanas, ya se logró cotejar y comparar, con el uso del moderno y avanzado GPS, que si se mide desde el centro de la Tierra, “El Chimborazo” en el Ecuador como atalaya del Universo es la nueva majestad (2).
Es un detalle como invitación para revisar de nuevo la excelsa obra poética “Mi delirio sobre el Chimborazo” de Simón Bolívar como bella reflexión que nos heredó para la inmortalidad. (3) 
Continúo con mi singular travesía relatando mis impresiones acerca de una familia en su peregrinar, trotamundos ellos son que en su andar cuántas historias no nos podrían contar, su expedición iniciada en La  Patagonia, la muy lejana y austral, y hacia el otro polo del continente en un viejo onmibus decidieron rodar, las más de las veces por carretera y en una ocasión, en el llamado tapón de Darian ubicado en Panamá, superando un escollo sin vía terrestre, se hicieron a la mar. (4) (5) y (6)
Hoy ya cumplieron su meta de tierra azteca poder alcanzar, pero han decidido como impetuosos soñadores empujar la esférica hacia el Canadá.
“Sueño que no conoce límites, ni tampoco fronteras”
De la Patagonia de Argentina rodando en el Bicho Latino
y recorriendo los caminos, conociendo de sus maravillas.
Llegaron hace poco acá a la villa los cuatro  singulares viajeros
guiados por los mil y un luceros son humildes reyes sin oro y mirra.
Ya son cinco largos años de gratos sabores y saberes
despuntando amaneceres siempre subiendo peldaños.
Peldaños entre los cuales sano y propicio es significar
su justa lección en su andar, la lucha por nobles ideales.
Ideal por un hermoso sueño junto a la conciencia ambiental
conservación y armonía vital; de la Tierra no somos dueños.
Nos la fue dada en préstamo por nuestros hijos y nietos
y reclamarán junto a bisnietos el ecocidio que cometamos.
Proclama de sentido ecológico a lo largo y ancho de América
empujando un poco la esférica al norte con derrotero lógico.
Su sueño es algo antológico muy digno de elogiar y emular
es su estirpe egiptana sin par con meta final hasta México.
Sueño que no conoce límites ni fronteras que los detenga
marchan al paso que convenga con la solidaridad de adalides.
Y porque el camino sí es una meta la selva ya les ofreció un buen regalo
un nacimiento que es un divino halago de Zaina para una travesía completa.
Shanti y Matu son trotamundos por un sueño real y muy humano
y es lograr estrechar la mano con anhelo en un mejor mundo.
Ya se despiden de la cordialidad ofrecida por nuestro San Cristóbal
su bendición reciban en esta hora y sea su rumbo de prosperidad.

La composición anterior como poema de despedida a tan ilustres amigos en su visita a la ciudad de la cordialidad en mayo de 2011 donde les conocí, donde intercambié opiniones, ideas y pareceres y les realicé las entrevistas.
La anterior narración de los amigos del “Bicho Latino”, que para algunos de mis amigos y contactos en las redes sociales les ha de parecer familiar, es una invitación a reflexionar acerca del ímpetu egiptano (o tal vez gitano) que de forma subjetiva vive en nuestro interior, en nuestro afán muchas veces de emigrar por cuenta propia y otras, un rechazo a ciertos personeros de la Nación que se creen dueños no sólo de los medios de transporte (de los de comunicación, ya se hicieron a un tenebroso monopolio para mentir y mediatizar), también de las carreteras, de las vías de locomoción, de las tierras en producción y de todo bien y propiedad expropiada que nos obliga a un éxodo forzado. De tanto que he viajado, en otra época claro está, como le ocurrió a Gulliver al final de sus viajes, por fin logro entender cuan despreciables pueden llegar a ser algunos corruptos seres humanos.
Hablando de éxodo, de esa gran masa de jóvenes a los que se les ha impuesto un cruel destierro, comparto en este ensayo algo que escribiese hace poco tiempo…
Cierro mis ojos y cuanto no diera por poder hacerlo con mis oídos para no escuchar ni recordar con morriña, la antiquísima sonoridad de ciertos escritores y elocuentes oradores leídos y escuchados con avidez y bondad. Morriña siento por ti, tierra noble, campiña feraz, mi aldea natal, mi Potosí, las labores de labriegos despuntando amaneceres, hoy bajo un mar de agua, cómo duelen tus estertores, me infringen castigo severo que es suerte de destierro como el que otrora sufriera Rodrigo Díaz del Vivar. Lo titulé: “Morriña por mi feraz campiña”

Por supuesto, no me dejo abatir por tan conflictiva situación y apremiante realidad, aun creo con fe y esperanza que muchos de los tópicos y caminos que tengo en mente y que me faltan al menos en mi Venezuela por recorrer, los pueda transitar y visitar, mejores tiempos vendrán.
Y ya que hablo de caminantes, no quedaré en deuda al hacer mención a una hermosa obra de uno de los más excelsos poetas españoles, a quién como un sentido homenaje esta glosa bajo la orientación de sus versos, le dediqué (7):
Si es tu empíreo luminoso, en lontananza casi infinito,
con un rumor suave y exquisito, que arrulló tu primer sollozo
y de noche es suerte de acre gozo, donde se avivan tus querellas,
y queriendo atrapar estrellas, desilusionado te halla tu destino
al mirar hacia atrás en tu camino, caminante, son tus huellas.
No conoce calma tu ímpetu peregrino, ni de tranqueras las elegidas sendas, pero ya es tiempo de que aprendas, así las nubes tapen el sol matutino, no negareis de lejana ave su trino
pues es tu aventura un sueño tenaz, que no habrá de repetirse jamás, agua pasada por noria en la rueda, y de tu odisea solo te queda el camino y nada más.
Y si tu paso se torna presuroso hacia postas y conquistas
que aunque no estén a la vista, sé cauto y cesad lo ansioso
que el mundo es todavía hermoso, sólo obtendrás un genio cansino, la vida es tal cual un laberinto, a cada quien un destino distinto, cesad también de ser ladino, caminante, no hay camino.
Mientras tengáis más urgencia por salir del artificio de Dédalo
será como vagar por un médano, desorientado sin conciencia
por la falta de útil paciencia; permite a tu ingenio inventar
y con tu pericia te ha de llevar a la ansiada y acertada meta
como lo escribió el poeta: se hace camino al andar.

Caminante, son tus huellas, el camino y nada más,
caminante, no hay camino, se hace camino al andar… - Antonio Machado



Viajar por voluntad propia, y no sea un éxodo como obligado destierro tendrá mucho que ver sobre el anhelo de la humanidad de continuar con el peregrinaje por las maravillas del orbe, y es un sueño de nunca acabar hacia mejores derroteros. (8)
Hablar de maravillas, me invita a reflexionar sobre tiempos pasados, en que como lo decía el poeta, muchos se aventuraban en canoas, o cualquier medio fluvial a emprender expediciones por “los caminos que andan”, o si se trata del presente, me exige hacer un inventario de esas maravillas que el destino y la fortuna me dieron la posibilidad de explorar sobre la marcha. 
Por cierto, hablando de maravillosos destinos, haré mención de uno ubicado en la hermana república que por muchas fortalezas y razones no dejaría jamás de incluir en este ensayo, se trata de “la ciudad de las puertas abiertas”, ubicada en el eje cafetero, en el departamento del Caldas. Es Manizales del alma, es Manizales de ensueño, a su Universidad vaya mi saludo a su gentilicio por su labor con gran empeño, de su cordialidad y buen trato hoy me siento dueño, del mejor café del mundo, “tómese un tinto su merced” es un gesto por demás halagüeño… Tanto es mi agradecimiento por la atención en mi estadía que me tomé el atrevimiento de dedicar al país hermano unos humildes versos 
Yo también te quiero, no como tu hijo, sino hijo de una nación hermana,… te quiero por tu solidario apoyo y participación
en la gesta de emancipación sudamericana,…  te quiero por toda tu variada geografía, por tus hermosas playas, por tus montañas,
por tus humedales, bosques y sabanas... te quiero por tu poesía y tu literatura, por tus letras que son caudalosas fontanas… te quiero por tu performance calapédica, por tus triunfos mundiales como hazañas… te quiero por tu tinto y café de exportación, que es como una de tus magníficas ventanas…
te quiero por tu gentilicio y tus costumbres, por tu buena educación en tus aulas… te quiero como un admirador de tus flores,  de esas tus bellas féminas colombianas,…

Ya como colofón de este muy sui géneris recorrido, en el que quedo en deuda con muchos destinos y muchos protagonistas en esos destinos, a los que no nombré, pero que en mi memoria mantengo vivos, decía al inicio: Viajar es hacer mágicamente los sueños realidad, y por consiguiente, puedo decir en mi nostálgico spring final: El medio o transporte utilizado sea por aire, tierra o mar, considerémosle la varita mágica que los podrá cristalizar.
Y por supuesto unos versos de aliento: Caminantes somos todos por los caminos de la vida, no cejemos en nuestro andar, las ilusiones no están perdidas, a pesar de tropiezos y obstáculos, pese a desaciertos y caídas, más adelante hallareis bálsamos que curen tus hondas heridas, es una parábola tu existencia desde la misma partida, el camino no será todo llano, tiene descensos también subidas, es un péndulo inefable, entre cuitas y también alegrías. Poema: “Caminantes somos todos”
Vaya este mi humilde ensayo como humilde dedicatoria a mis amigos Matu, Shanti y Zaina, y a todos los soñadores del mundo que con tenacidad y constancia van haciendo rodar la esférica mucho más allá de lontananza, donde es posible ir en busca de aventuras, de sueños e ideales por un mundo más humano, más ecológico, más de solidarios hermanos, por un mundo de expedición hacia una expedita libertad.
Atte. Hermes Varillas Labrador

(1) http://www.andes.net/picodelaguila/index.html
(2) http://www.bbc.com/mundo/noticias/2016/04/160407_por_que_chimborazo_ecuador_mas_lejos_centro_tierra_que_el_everest_dgm
(3) http://dept.sfcollege.edu/hfl/hum2461/lecturenotes/19centuryfile/documents/Chimborazo.pdf
(4) https://www.youtube.com/watch?v=5wwtjw1gyKA&t=26s
(5) https://www.youtube.com/watch?v=ldMQkynimjY&t=20s
(6) https://www.youtube.com/watch?v=PsRYjFVbN7U&t=212s
(7) http://www.youtube.com/watch?v=H5QV971rbBs
(8) http://www.poemas-del-alma.com/blog/mostrar-poema-399291