miércoles, 4 de octubre de 2017

Maestro con vocación hasta el fin de sus días

Un poema dedicado a una muy valiosa película mexicana titulada “Simitrio”, hecha en honor a esos nobles maestros de escuelas rurales de quienes pueden escribirse enciclopedias completas, con una muy bella moraleja, “no tiene ciencia la enseñanza a estudiantes aventajados y disciplinados, el verdadero reto lo representa hacer de verdadero guía e integral pedagogo con los que presentan mayores debilidades, falencias, disrupciones y problemas conductuales”…. Que si los niños hacen travesuras, eso es algo natural a su edad y si no las hacen, habrá que preguntarse si acaso están anémicos o enfermos. 

“Maestro
con vocación hasta el fin de sus días”
A Cipriano
y Simitrio

Vaya una
lección más noble
la del
buen maestro cada día
con
paciencia y sabiduría
y amor
tenaz como roble.

A pesar del
salario pobre
y con la
salud en carestía
al final
de su pedagogía
su labor
es casi el doble.

Sin
importar lo salobre
de
traviesas picardías
urdidas en
camaradería
rojiza
facción de cobre.

Cipriano
maestro enorme
con
sentimiento de valía
por
Simitrios en romería
y haces
más digno el orbe.

Por Hermes Varillas Labrador

1671             25/09/2017

Disponible
en: https://www.facebook.com/photo.php?fbid=10212636862450934&set=a.10212456004449597.1073741909.1066336291&type=3&theater








De animales y humanos

4 de ocubre Día de los animales... 
Un aleccionador audiovisual que pretende crear consciencia acerca de la negativa tendencia del ser humano de estarse comparando con los animales, en especial es sus actuaciones poco decorosas que son sencillamente vicios y defectos que no poseen los nobles animales.



4 de octubre - Día Mundial de los Animales - Canto a mi mismo.wmv

La letra con sangre no entra

“La letra
con sangre no entra” 
Con golpes
no se aprende

Quiero
contar una anécdota
y sea como
un hermoso halago
a maestros
reales y virtuales
es homenaje
el que hago.

Puedo
decirle a mi hada
con mis muy
felices años
que la
curiosidad hace
en mi corta edad,
estragos

Y le
pregunto a mi amigo
a mi nuevo
diccionario
acerca de
varios sustantivos
conectados
como vocablos.

Relacionados
con la fauna
de la
familia de los saurios
ante su
silencio sale en ayuda
mi padre con
su rico vocabulario.

Me explica
con mucha paciencia
que el
cocodrilo, caimán y lagarto
son reptiles
que descienden
de
dinosaurios, de tyranosaurios…

Y aunque
tengan feroz apariencia
en la
Creación son necesarios
de los
restos de animales fósiles
es el
combustible que hoy usamos.

Y que la similitud
en la terminación
son sufijos
como rimas en párrafos
y me
felicita por mi inquietud
para
aprender inútil es el zurriago.

Que la letra
con sangre no entra
con golpes
ni un burro marrajo
sea clave de
la buena educación
y ley en
cualquier tópico o pago.

Por Hermes
Varillas Labrador


1679            01 / 10 / 2017


Poema
inspirado en preguntas que formula mi pequeña Avril acerca de la fauna en
ocasión de estrenar un nuevo diccionario y que me permite recordar un triste
lema en la docencia y que rechazo categóricamente con una sentencia
diametralmente opuesta: "La letra con sangre no entra"


martes, 3 de octubre de 2017

“Albricias sacamuelas de Venezuela”



Mi querido sacamuelas
sin ánimo de molestarte
honesta he de confesarte
mis dudas en parihuela.

En esta mi corta esquela
hoy quiero preguntarte
si acaso con tu digno arte
que aprendiste en la escuela
dejas al paciente con secuelas
viendo estrellas por Marte

Y de otra no vas a escaparte
respóndemela con cautela
de los colmos en botijuela
cuál es el más chico para darte
un colmillo sin enfadarte
que te lo envía la abuela
para que le pongas franela;

Es broma y es mi estandarte
es mi regalo para equiparte
que te ofrezco en acuarelas
y cambiando de bagatelas
lo que quiero es felicitarte

Extensiva mi loa sin descarte
a los dentistas de Venezuela,
disculpen tanta rochela
odontólogos con esmalte
mi chanza no es para rayarte
¡Albricias en francachela!

Autor Hermes Varillas Labrador

1680            01/10/2017




lunes, 2 de octubre de 2017

Acompañame papá y mamá

“Acompáñame mamá y papá”

Acompáñame mamá y papá
que estoy en la justa edad
en que mi tierna inocencia
no conocen de maldad.

Regaladme de vuestro tiempo
unas horas para jugar
sean mi guía por el campo
y déjenme maravillar
de la flora y de la fauna
que viven en libertad.

No al encierro en un cuarto
ni juguetes de oquedad
prefiero una fábula o un cuento
a un frío televisor que mirar,
o un abrazo y muchos besos
que golpes con agresividad.

Quiero atrapar el limpio aire
bien lejos de la ciudad
con mi cometa multicolor
llevar un mensaje de paz
que se lea por todo el orbe
“No al maltrato y la orfandad”

Es mi sueño favorito
de amor y fraternidad
y los padres tengan presente
para la posteridad
su deber para con los niños
no admite excusa irreal

Mientras mayor sea el compartir
menor la irresponsabilidad
de traer niños y niñas al mundo
en la mísera y cruel soledad.


Voces: Hnas. Laura y Lorena Zerpa,

Alfonso Fuentes Fuentes, Santiago Sánchez Ramones, Havianny Sanguino Manchego y Avril Sofía Varillas Burgos

martes, 18 de abril de 2017

“De la inundación de Potosí, sólo un barullo. Una anécdota digna de contarse”

“De la inundación de Potosí, sólo un barullo. Una anécdota digna de contarse”

Cuántas cosas y eventos qué contar sobre la aldea Potosí a la que muchos ya consideran un pueblo fantasmagórico, que aparece tras las largas sequías que han azotado a Venezuela, y luego desaparece mágicamente en temporada de lluvias, bajo las aguas de la represa Uribante-Caparo,… “La Atlántida del Táchira”, se me ocurrió un día bautizarle un poco para emular y acompañarle con su vecina ciudad de La Grita, denominada “La Atenas del Táchira”, de la cual fueron localidades de un solo distrito, hoy dividido en dos municipios Jauregui y su segmentado Uribante.
Sobre tantas anécdotas ocurridas en esta pequeña pero hoy muy visitada y turística aldea, que pocos se han dignado en rescatar para los anales de su historia en el tiempo, en una oportunidad me enteré y hasta me inspiró el trabajo que realizó un amigo de la península itálica quien quiso recabar en una muy especificada y significativa lista, los nombres y apellidos de todos quienes de una u otra forma habían contribuido en sus diferentes tareas a la construcción de la represa, su nombre: Giuliano Barbonaglia.
De tal labor muy encomiable y en una consulta etnográfica en conversaciones con amigos de la tercera edad, y perdonen la distancia, entre los que puedo citar a cronistas y poetas,  pude oír la siguiente versión que es digna de referir.
En entrevista en una conocida panadería de la ciudad de San Cristóbal, donde se reúnen  frecuentemente algunos de los miembros de la peña literaria “Manuel Felipe Rugeles” de escritores tachirenses (con 57 años de vida, más antigua de Venezuela), según relato del poeta uribantino, humorista y tocayo Antonio Mora, el proyecto de construcción de la represa data para el momento de erigirse, de al menos dos décadas atrás. Sin embargo, pocos fueron los vecinos que conocían exactamente el aciago destino de la aldea,  no así un cura párroco que en efecto conocía los pormenores, en sus viajes a la capital en sus entrevistas con altos funcionarios del gobierno.
El cura párroco en cuestión, con la viveza criolla que caracteriza al venezolano, y en aras de sacar provecho de tal información por pocos conocida, se dedicaba en sus homilías a sembrar de miedo y terror a cuanto incauto escuchaba su muy bien urdida premonición. Destacaba que las aguas de sus dos ríos, el río Puya y río Negro, unidas a las del Uribante anegarían la región, versión que fue cogiendo fuerza a la sazón, mientras el muy bien informado cura se aprovechaba de la ocasión, comprando tierras a diestra y siniestra, o como decimos en lenguaje coloquial “a precio de gallina flaca”, ante un eventual éxodo y forzada desocupación, con la intención de “engordarlas” y hacer un negocio lucrativo que le redituara una fortuna.
Y pasado un tiempo, casi veinte años, los vecinos de Potosí que aún quedaban pudieron comprobar con la construcción de la represa que era cierta la premonición pero no como anunciada vaguada, como desastre natural, ni muchos menos naufragio o inundación, la acción ya venía proyectada en un ambicioso Plan de electrificación.
De la historia contada es aleccionador su final como colofón, pues lo cierto del caso, es que el cura párroco de las tierras compradas, no pudo usufructuar ni media hectárea, ni un acre de tierra vendió, en razón de su ubicación, las mismas estaban en la parte alta del pueblo hacia donde el agua no llegó, y en el programa de pago de bienhechurías la empresa CADAFE no las incluyó.
Moraleja: Producto de la desmedida ambición, se pueden ahogar anhelos y aspiraciones, al pretender sacar provecho competitivo de secreta información, pues de una artera confusión creada lo que podemos heredar, sólo barullos en cuestión.
Por Hermes Varillas Labrador
@tonypotosino